bienvenidanaturistharprograma de fertilidadterapiastratamientosfaqscontactolinks  
 
 
¿Qué es lo que motivó que os especializaseis en el ámbito de la fertilidad?

Desde que empecé a trabajar como especialista en shiatsu, me encontré con que las mujeres tienen problemas propios de su sexualidad que no recibían los cuidados necesarios. Uno de los primeros casos que traté fue una chica con la que compartía piso, que sufría horrores cada mes, porque estaba afectada de endometriosis. En aquel momento me encontré con que mi conocimiento y la técnica con que contaba, todo y ser muy poderosa, se quedaba corta para abordar casos tan complejos.[+ info]

Yo misma como paciente, he necesitado que médicos o terapeutas fuesen capaces de evaluar y abordar mis propias problemáticas y pude experimentar que la atención recibida resultaba insuficiente.

Entonces, me encontré con una realidad aún más dura y compleja, hombres y mujeres que quieren ser padres y no pueden conseguirlo, ni tan siquiera recurriendo a las técnicas de reproducción asistida. Había falta de soluciones, falta de información y falta de personas realmente enfocadas y entregadas a esta problemática. Sólo quien pasa por esta experiencia sabe lo perdido e impotente que se siente y lo necesaria que es la ayuda especializada, sobre todo cuando se acumulan los intentos fallidos de reproducción asistida.

Mientras estudiaba acupuntura y naturopatía corroboré que todo lo concerniente a estas problemáticas sólo se tocaba de puntillas y me decidí a investigar. Me llamó mucho la atención un dicho chino: “tratar a la mujer es diez veces más difícil que tratar al hombre”, que ya me ponía sobre aviso de que lo que me esperaba era un arduo empeño; pero no me desanimé y mis tesis de fin de estudios se dedicaron a la fertilidad.

Tuve la enorme suerte de colaborar en la organización y elaboración de un programa de un Postgrado Internacional de Acupuntura junto a mi profesora de acupuntora Li Ping. Insistí mucho en la necesidad de que al menos uno de los seminarios versase sobre estos temas, e invitamos a un famoso especialista en acupuntura y herbología china, Bob Flaws, a impartir un seminario: La Fertilidad, Esterilidad y Menopausia Femenina y Masculina. Bob Flaws había publicado en California un libro dedicado a la infertilidad “Fulfilling the Essence: The Handbook of Traditional and Contemporary Chinese Treatments for Female Infertility”. Posteriormente junto con Oliver Ernst pude asistir a más seminarios específicos sobre este tema.

Mientras tratábamos pacientes con problemáticas de todo tipo, lo que es una característica esencial del enfoque holístico de las terapias que practicamos, poco a poco comenzamos a ayudar con bastante éxito a mujeres y hombres que tenían problemas de fertilidad y del ámbito sexual. Fue una enorme satisfacción. Nuestra propuesta siempre se ha caracterizado por centrarse de forma intensiva en el problema, y por combinar varias técnicas y remedios a la vez, creando una sinergia que reforzase su efecto.

Finalmente, hace dos años decidimos que era el momento de dar a conocer nuestra propuesta de terapias naturales y holísticas enfocadas especialmente en la fertilidad y la sexualidad.

¿Colaboráis con alguna clínica o centro médico de reproducción asistida?

Sí. Estamos colaborando con la clínica BcnIVF en Barcelona, y estamos abiertos a futuras colaboraciones con otras entidades. [+ info]

Desde el principio hemos tenido claro que nuestra propuesta es un complemento a la medicina convencional, ya que estamos hablando de problemas que tienen una enorme complejidad y por lo tanto lo ideal es abordarlas intensamente desde varios enfoques y técnicas. Esta es la experiencia que hemos tenido y coincide con la que se realiza en varias clínicas de reproducción asistida alemanas, inglesas y californianas, donde se integran la medicina convencional y las terapias naturales.

¿Qué pasa si la pareja no brinda su apoyo?

Si tienes pareja es muy importante contar con su apoyo en estas circunstancias. Tanto a nivel emocional, como práctico.[+ info]

Nos hemos encontrado a menudo con que uno de los miembros de la pareja quiere seguir nuestro protocolo; pero el otro no, y lo que es peor, hay uno que no permite que el otro lo siga. No exageramos al decir que siempre son hombres los que plantean este conflicto de intereses. En estos casos lamentablemente hemos observado que si la mujer no marca bien su terreno y deja bien clara cuál es su posición, el hombre la presiona y fácilmente la convence para que desista de todo intento de mejorar su salud con esta propuesta.

La mujer generalmente es más intuitiva y detecta con mayor facilidad quién y qué la ayuda a sentirse mejor. La mujer es mucho más consciente que el hombre de su cuerpo, de sus ciclos, de que su bienestar físico repercutirá en la salud del bebé. Cuando la mujer establece una relación empática con nosotros, tiende a dejarse asesorar y confiar en nuestra propuesta en mayor medida que el hombre, que habitualmente está menos dispuesto a ceder el control y a admitir que es necesario hacer cambios. La excusa clásica es decir que “no cree” en estas terapias o que “no cree” que estemos capacitados para ayudarles. Por ejemplo, plantear algo tan básico como abandonar el consumo de bebidas alcohólicas, ya nos convierte en “enemigos” declarados del hombre que se atrinchera en su posición inmovilista y de negación del problema. Muchos hombres llegan al extremo de ser capaces de negar evidencias absolutas, tales como que la mujer afirme que sus reglas son menos dolorosas o que se siente más tranquila desde que sigue el protocolo, si bien ambas son señales claras e incontestables de que hay una profunda mejoría.

Algunos hombres escurren el bulto y simplemente dejan que sea la mujer la que cargue con todo el asunto; como si la fertilidad fuese sólo cosa de mujeres; pero al menos no ponen impedimentos para que ella siga el protocolo.

Por suerte, no todos los hombres son así. Hay hombres valientes y receptivos que adoptan una posición abiertamente colaboradora, presencial, y emocional, que asumen su responsabilidad y toman parte activa en este proceso.

Creo que el mejor consejo que te podemos dar es que te reafirmes sólidamente en tu decisión de realizar un tratamiento natural y en que te gustaría contar con el apoyo de tu pareja.

¿Es un tratamiento doloroso?

Al contrario, globalmente la experiencia es placentera y muy relajante; pero ahora valoremos qué es el dolor y qué tipo de dolor se experimenta al recibir acupuntura o shiatsu. El dolor es un valioso indicador y un aviso del cuerpo de que hay un desequilibrio. Cuando tocamos el cuerpo o ponemos agujas y una zona duele, sabemos que ahí hay que prestar atención, no basta con dar un analgésico para acallar el aviso.[+ info]

Conforme trabajamos con acupuntura y shiatsu esa área que se manifiesta con dolor, poco a poco, corrige su desequilibrio y el dolor cede. Es decir, cuando alguien expresa que la acupuntura o el shiatsu duele en determinados puntos, en realidad se queja de que su cuerpo le duele. En cualquier caso, el dolor que a veces se produce al tocar o clavar la aguja es siempre perfectamente soportable y tolerable, se siente como una picazón, entumecimiento o calambre durante un instante. Conforme se tratan esos puntos alterados se produce un efecto corrector sobre el problema, al tiempo que hay analgesia por liberación de endorfinas internas.

Hay un reducido número de personas que sienten pánico a las agujas o al dolor. En estos casos, valoramos si lo mejor es abordar el tratamiento exclusivamente con shiatsu y/o con biomagnetismo.

¿Es un tratamientos muy costoso? ¿Es difícil de seguir?

Sinceramente creemos que cualquier persona con una capacidad adquisitiva media, o incluso baja, puede permitírselo y es perfectamente realizable.[+ info]

A veces, durante el primer mes de tratamiento tenemos que lidiar con las quejas y malas caras de los pacientes, porque hay una fuerte resistencia a cambiar hábitos, dudas acerca de la efectividad del protocolo, y recelos de todo tipo; luego, conforme sienten que mejoran y se adaptan a los cambios, la actitud cambia completamente y se muestran entusiasmados.

Caro o barato, fácil o difícil, depende del valor que se da a la salud. La salud es lo más valioso que tenemos, sin salud la vida se detiene. Pensamos que es una excelente inversión y no un gasto en un capricho tonto, ya que produce un rendimiento en salud a corto, medio y largo plazo, muy superior a lo invertido. Especialmente hacemos hincapié en que siempre es una transacción muy rentable, incluso si no se alcanza el gran resultado deseado, que es un hijo en brazos, ya que el estado de salud global seguro que sí que ha capitalizado una valiosísima mejoría.

Muchas veces el problema no es tanto el coste material, como el coste en tiempo y en ganas de seguir el protocolo. Exige dedicación, voluntad por parte del paciente de comprometerse a acudir con regularidad al tratamiento, a hacer la dieta correctamente, a cambiar malos hábitos, a tomarse a las horas pautadas la suplementación. Falta consciencia de lo complejo del problema, y hay muchos adultos que al respecto tienen un pensamiento infantil, que creen que simplemente pagando o tumbándose en la camilla, nosotros podemos hacer todo el trabajo y conseguir un milagro. A veces nos encontramos con personas totalmente recalcitrantes y que se niegan a colaborar, o que no se comprometen y faltan a muchas sesiones; o que sólo valoran la parte económica del tratamiento y no el proceso de trabajo mutuo que supone alcanzar resultados, que en total requiere una o dos sesiones de una hora a la semana.


¿Qué garantías tengo?

Te garantizamos que se incrementan tus probabilidades de obtener descendencia y tienes la certeza de que la salud obtiene una importante mejoría, que hay un rejuvenecimiento celular global y en particular un efecto muy beneficioso en el área reproductiva y sexual.[+ info]

Este efecto significa en muchos casos el elemento diferencial que supera el abismo entre tener un hijo sano en brazos o no tenerlo. Por fortuna, podemos decir que hay niños que han nacido gracias a nuestra ayuda y personas que han ganado en calidad de vida gracias a que han logrado una sexualidad más plena y funcional.


¿Siempre se obtiene el resultado deseado?

Lamentablemente no. De momento nadie tiene la panacea ni la solución total a estos problemas. No es garantizable ni por nosotros ni por las más avanzadas terapias de reproducción asistida, que la mejoría que experimentes sea de suficiente alcance para corregir por completo todos los factores que impactan sobre la fertilidad y la sexualidad. La biología marca unos límites y barreras que no siempre son franqueables.

↑arriba

 
Testimonios
Investigación
Clínica BcnIVF
 
 
  Reina Cristina nº9, 1º. Barcelona 08003. Teléfono: 933105661. info@naturisthar.com

 

Parlem català
We speak English
Wir sprechen Deutsch
On parle français


NEWS/BLOG


Charlas gratuitas el primer jueves
de cada mes.

 
 
      Copyright © 2011 NATURISTHAR | REINA CRISTINA Nº 9, 1º. BARCELONA 08003 | T. 933105661